Menu

San Emerano de Ratisbona

Abad y obispo galo durante el siglo VIII, Emerano de Ratisbona es una muestra de las maravillas que hace Dios cuando uno escucha su voz. Conmovido por la situación idolátrica de las regiones germanas del otro lado del Danubio, acudió para predicar a Jesucristo. Celebramos su memoria el 22 de septiembre.

Nació en Poitiers, ciudad de la que después se cuenta que llegó a ser obispo. Allí predicó con celo misionero el Evangelio. Luego de haber trabajado con gran éxito durante varios años, Emerano se sintió movido a compasión por la desdichada condición en que vivían muchos miles de idólatras en Alemania y más allá del Danubio, y se marchó a predicar el Evangelio en las regiones de Baviera. No sabía la lengua alemana y utilizaba un intérprete para evangelizar a los bávaros.

El duque Teodo lo detuvo en Ratisbona, en la misma forma como trató de detener, algún tiempo después, a san Corbiniano, para que ejerciera su ministerio entre sus súbditos. Emerano permaneció allí tres años, durante los cuales movió hacia la verdad evangélica a muchos. Después, emprendió una peregrinación a Roma, pero cuando había llegado a Kleinhelfendorf, entre Munich y el Tirol, fue nuevamente detenido por unos hombres que se hicieron pasar por los representantes del duque Teodo y que le trataron con brutalidad. El santo pudo escapar y refugiarse en Feldkirchen, donde murió a poco de llegar, como consecuencia de las heridas que había recibido. Poco después, su cuerpo fue trasladado de regreso a Ratisbona.

volver arriba
Logo VA TV web  Odisur     Casa de Espiritualidad Sierra NevadaLogo Lumen Gentium IIViajes San Cecilio.   Editorial Nuevo Inicio      Centro Cultural Nuevo Inicio         Logo IFESicsco