Lo último de @pontifex_es:

Llevemos la llama del amor de Cristo a la humanidad, que tiene mucha necesidad de felicidad verdadera y de paz.

Menu

Siervo de Dios D. Eduardo Romero Cortés

Nacido y bautizado en Alicún (Almería) en 1878. Estudió en los seminarios de Almería y San Cecilio de Granada con residencia en el de San Fernando. Recibió el presbiterado en 1903. Después de servir la parroquia de su pueblo natal durante un año fue nombrado párroco de Bentarique (Almería) donde permaneció hasta su martirio que padeció el 30 de agosto de 1936 en los pozos de Tabernas (Almería). Tenía 58 años.

El Siervo de Dios D. Eduardo Romero Cortés, mártir de Bentarique, nació en Alicún el 2 de abril de 1878 en el seno de una familia humilde. Comenzó los estudios de la carrera sacerdotal en el Colegio de Vocaciones Eclesiásticas de Almería donde ingresó en el Seminario San Indalecio en 1889.

Se formó en latín, filosofía escolástica y teología terminando sus estudios sacerdotales en el Seminario de Granada en 1901 donde cursó dogma, sagrada escritura, patrología y oratoria. Recibió su ordenación sacerdotal en la Catedral de Granada en 1903, celebrando su primera Eucaristía en su pueblo natal, Alicún, el 3 de septiembre del mismo año.

Los únicos cargos ministeriales que recibió fueron los de coadjutor de su mismo pueblo, dónde ejerció este cargo durante un año para ser nombrado en 1904 párroco de Bentarique, donde permaneció durante 32 años.

Fue detenido en el verano de 1936 y llevado al calabozo municipal donde fue vejado y humillado demostrando mansedumbre y fortaleza. Posteriormente fue encerrado en la “Prisión del Ingenio” donde fue víctima de duros interrogatorios y vejaciones hasta que llegó el momento de su traslado al buque prisión “Astoy- Mendi”, ubicado en el puerto de Almería. Fue allí donde recibió el martirio el 30 de agosto de 1936.

(Información extraída del libro "Los Mártires Granadinos de 1936" de D. Santiago Hoces)

volver arriba