Menu

San Gerásimo, anacoreta

El 5 de marzo el santoral nos recuerda la memoria de San Gerásimo, un santo anacoreta del siglo V que habitó a orillas del río Jordan que atrajo a multitud de discípulos.

Nació en la provincia de Licia, situada en la región del Asia Menor. Sabemos que abrazó la vida de eremita en el desierto egipcio. Volvió a su tierra natal y, al poco, partió de nuevo para instalarse en Palestina.

Fue allí donde trabó amistad con otros santos penitentes notorios, como San Juan el Silencioso, San Sabas, San Teoctisto o San Atanasio de Jerusalén. Como otros casos históricos de anacoretas en el desierto, el testimonio de San Gerásimo atrajo para sí a multitud de discípulos, que llegaron a integran un convento cerca del Jordán.

Vivían de la oración y el trabajo manual, dentro de una regla severa. Se mantuvo un tiempo dentro de la herejía eutiquiana, de carácter monofisista. Vuelvo al camino de la Iglesia, su nombre ya fue famoso en el Concilio de Calcedonia del año 451. Su convento perduraría un siglo después de su muerte.

volver arriba
Logo VA TV web  Odisur     Casa de Espiritualidad Sierra NevadaLogo Lumen Gentium IIViajes San Cecilio.   Editorial Nuevo Inicio      Centro Cultural Nuevo Inicio         Logo IFESicsco