Menu

Motril celebra hoy a Santa Josefina Bakhita

Escultura Santa Josefina Bakhita en Playa Granada Escultura Santa Josefina Bakhita en Playa Granada

La iglesia de Santa Josefina Bakhita, situada en la localidad de Playa Granada en Motril, celebra hoy una Eucaristía especial a las 19h seguida de un ágape para celebrar el día de su santa patrona.

En la tarde de hoy la iglesia de Santa Josefina Bakhita, adscrita a la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, quiere festejar la memoria de esta santa africana que fue raptada y vendida como esclava durante muchos años en África. El templo fue consagrado en 2016 por el Arzobispo D. Javier Martínez precisamente pensando en los cientos de migrantes que llegan en pateras a las costas motrileñas.

Situada al lado de un campo de golf, esta iglesia alcanza el culmen de su actividad principalmente durante los meses de verano. El rector de la iglesia de Santa Josefina Bakhita, D. Roberto Benavides, habla de una feligresía que llega por entonces a los trescientos o cuatrocientos fieles. Ahora mismo durante el periodo de invierno, celebra la Eucaristía únicamente en horario de fin de semana.

En su interior se puede contemplar la escultura de barro a tamaño natural obra de Ramiro Megías, responsable también de la estatua dedicada a San Juan Pablo II situada en el patio interior del Centro de Estudios de La Inmaculada. Una imagen que fue bendecida recientemente durante el pasado mes de julio por el Arzobispo de Granada.

Todos los fieles de Motril están invitados a participar en la celebración de esta tarde, como una ocasión especial para orar especialmente por las personas que son objeto de esclavitud forzada de una u otra forma, tal y como nos invita el Papa Francisco durante esta Jornada de Reflexión contra la trata de personas.

Ignacio Álvarez
Delegación de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

 

volver arriba
Logo VA TV web  Odisur Centro Cultural Nuevo Inicio Editorial Nuevo Inicio Viajes San Cecilio Logo Lumen Gentium II  Logo IFES    icsco   Casa de Espiritualidad Sierra Nevada