Menu

Las Misioneras Cruzadas en Granada dan gracias a Dios por la canonización de Santa Nazaria Ignacia

Las Misioneras Cruzadas han celebrado esta mañana en su casa provincial de Granada una Eucaristía en acción de gracias por la canonización el pasado 14 de octubre de su fundadora, Santa Nazaria Ignacia, presidida por nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez.

La capilla de la casa provincial de las Misioneras Cruzadas en Granada, actualmente una casa de mayores, ha acogido esta mañana una Eucaristía de acción de gracias por la canonización de su fundadora, Santa Nazaria Ignacia, elevada a los altares el pasado 14 de octubre en una ceremonia oficiada por el Papa Francisco en Roma.

De esta forma, y en un ambiente de júbilo y gratitud las 40 religiosas que componen esta comunidad en nuestra diócesis, participaron de la celebración acompañadas por Rosalba Gutiérrez, Madre Provincial de la comunidad en Europa y África, y Rosario Martínez, Madre Superiora de la comunidad en Granada que dio la bienvenida a los presentes resaltando la alegría con la que la congregación acoge la canonización de su fundadora.

También Mons. Martínez, durante su homilía, elevó una acción de gracias por el carisma fundado por Santa Nazaria Ignacia y por la vida consagrada de todas las misioneras de la Congregación: “Adelante en vuestra misión aunque no salgáis de esta casa, sois misioneras y cruzadas, mujeres guerreras. Damos gracias por la Madre Nazaria y las damos por todas sus hijas. Gratitud porque el carisma con el que el Señor dotó a Santa Nazaria tiene hoy incluso más actualidad que cuando se fundó. Su entrega y vuestra entrega no dejará de producir frutos”, destacó.

“BAJAR A LA CALLE”

Santa Nazaria Ignacia nació en Madrid en 1889, a los 9 años sintió la primera llamada del Señor. Por motivos familiares llegó a México a los 19 años de edad donde ingresó en las Hermanitas de los Ancianos Desamparados siendo destinada en 1912 a Oruro-Bolivia, donde se entregó al cuidado de los enfermos. Fue en 1925 cuando abandonado dicha congregación fundó la congregación de las Misioneras Cruzadas con un carisma caracterizado por el anuncio de la Buena Noticia “bajando a la calle” para la acción misionera trabajando por la promoción humana, especialmente de la mujer y la lucha por la justicia ante cualquier situación de opresión.

Santa Nazaria Ignacia falleció en Buenos Aires, en 1943, reposando sus restos en Oruro donde se inició la fundación. “Nuestra Madre fue una mujer adelantada a su tiempo con un mensaje de amor, de promoción de la mujer, y dedicadas a la evangelización en la vida activa pero también contemplativa”, afirmó Rosario Martínez, Superiora de la Congregación en Granada.

En la actualidad la Congregación de las Misioneras Cruzadas se encuentra expandida en América Latina, África, Asia y Europa, estando presente en nuestra diócesis de Granada desde 1959.

María José Aguilar
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

 

volver arriba