Menu

La bendición, “un signo que transmite el amor de Cristo”

Entrevista a Mons. Martínez en COPE Granada tras la Oración de las Cinco Llagas en el Campo del Príncipe, en la que explica el significado de la bendición y la importancia de recuperar la conciencia de los sacramentos.

La Oración de las Cinco Llagas ante el Cristo de los Favores en piedra que preside el Campo del Príncipe es uno de los momentos que marca la vida cristiana granadina en el Viernes Santo. Hasta allí, acuden cientos de personas a orar ante ese Cristo con la conocida como Oración de las Cinco Llagas, dirigida por nuestro Arzobispo Mons. Javier Martínez, quien, un año más, ha recordado el amor infinito de Dios por cada uno de nosotros, seamos como seamos, animando a confiar en la misericordia infinita de Dios y el perdón de los pecados.

COPE Granada, que cada semana retransmite en su dial 87.6 FM de Granada y 95.2 FM de Motril la programación religiosa de la Diócesis (“El Espejo” los viernes, a las 13:33 horas, e “Iglesia Noticia”, los domingos, a las 9:45 horas), ha entrevistado brevemente y en directo a nuestro Arzobispo D. Javier, tras la Oración retransmitida en directo para toda España.

BENDICIÓN
En su intervención, Mons. Martínez ha explicado que la bendición que imparte a cada persona que se acerca es “un signo que transmite el amor de Cristo”. Mons. Martínez, que hoy Viernes Santo portaba consigo en su pecho la llave del Sagrario, a la espera de la Pascua de Resurrección del Señor, ha explicado también la importancia de los sacramentos y la necesidad de recuperar la conciencia de su significado.

Nuestro Arzobispo, a través de las ondas de COPE Granada, en el programa dirigido por Jorge de la Chica, ha bendecido a todos los oyentes, especialmente a los enfermos y a quienes se sienten solos, así como a las familias y a los trabajadores de esta cadena de radio.

Un año más, la Oración de las Cinco Llagas ha permitido a los granadinos y personas de buena voluntad orar en comunión ante el Cristo de los Favores en piedra y la Sagrada Imagen Soledad de Nuestra Señora y Dulce Nombre de Jesús, donde llegó en procesión desde la iglesia de Santo Domingo, parroquia de Santa Escolástica. Una Oración que ha permitido a los asistentes orar en silencio y unos junto a otros por las necesidades personales de cada uno y del mundo, en el instante en que Cristo expiró en la cruz a las tres de la tarde.

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

Escuchar entrevista

 

volver arriba