Menu

Juana María Condesa Lluch

El 16 de enero el martirologio romano celebra a la fundadora de una casa que acogió a las obreras de la costa valenciana. Es Juana María Condesa Lluch.

Creció en el seno de una familia acomodada valenciana en 1862. El padre, médico cristiano, murió enfermo de cólera cuando ella tenía apenas 3 años. Fue criada por su madre y no fue una infancia fácil en ocasiones. Le ayudó determinantemente el contacto que estableció con varias realidades de Iglesia: la Esclavitud Mariana de Grignon de Montfort y la Archicofradía de las Hijas de María y Santa Teresa de Jesús, a las que se afilió en 1875.

Antes de cumplir la mayoría de edad, quiso entregarse a los planes de Dios. La vida fue hablando y respondiendo a su pregunta sobre el cómo, curiosamente, durante sus viajes a la playa. Ella, que había gozado de una vida tranquila y sin problemas económicos, no dejaba de verse interpelada por esas mujeres trabajadoras que iban solas a trabajar a las fábricas de tabaco, abanicos o seda, expuestas por entonces a los peligros de la época.

Le insistió mucho al cardenal de Valencia, Antolín Monescillo, para lograr la autorización que le permitiese emprender una nueva congregación religiosa. Acuñando el lema "Yo y todo lo mío para las obreras" , Juana María Condesa Lluch fundó así la congregación de las Esclavas de María Inmaculada e Hijas de Santa Teresa, conocidas entonces como “protectoras de las obreras”.

La congregación, que no estuvo autorizada para emitir votos perpetuos hasta 1911, sigue a día de hoy presente en varias ciudades acompañando humana y espiritualmente a las mujeres trabajadoras. Juana María Condesa falleció el 16 de enero de 1916, y sus restos mortales están en la Casa Generalicia de su Valencia natal.

volver arriba
Logo VA TV web  Odisur     Casa de Espiritualidad Sierra NevadaLogo Lumen Gentium IIViajes San Cecilio.   Editorial Nuevo Inicio      Centro Cultural Nuevo Inicio         Logo IFESicsco