Menu

“Estamos preparándolo con mucha alegría, con mucho fervor, con mucho optimismo”

Entrevistamos al diácono permanente Alexis Rafael Franco Caballero, natural de Venezuela, que es parte del equipo de organización de la celebración del próximo domingo 15 en Catedral de la Virgen de Guadalupe como Emperatriz de las Américas.

¿Cómo nació esta idea de celebrar una fiesta con todos los latinoamericanos en la Catedral?

Pues mira, la idea, como tal, se la escuché primeramente a Don Javier. Él fue el que motivó que dentro de la Catedral la fiesta se llevara a cabo. Creo que los motivos han sido obvios: hay mucha personas de toda Latinoamérica que, o bien están radicados acá o visitan también Granada. Tengo entendido también que nuestros hermanos mexicanos estaban celebrando la fiesta arriba en la parroquia que está en la Alhambra. En esa parroquia estaban todos los años con su imagen de la Virgen de Guadalupe y celebraban su fiesta, porque la Virgen de Guadalupe como tal, como Emperatriz de las Américas, está arraigada en el pueblo mexicano, que fue donde primeramente apareció y donde pidió en el año 1531 que se le erigiera ese templo para ella estar en contacto con el pueblo mexicano, el pueblo indígena, que estaba en ese momento en esa transición, en ese momento de fe, esa evangelización que se estaba llevando a cabo a raíz del descubrimiento de América.

En su momento Ella ha cumplido su promesa y en toda aparición ella deja ese ‘tip’, ¿cómo nos hizo saber que era Inmaculada? Pues muy sencillamente, se apareció y dijo “yo soy la Virgen Inmaculada”. Como estaban los españoles dentro de México y todo ese momento de evangelización, para que ambos pudieran entrar en ese conocimiento, le dicen a San Juan Diego: “diles que yo soy la Virgen de Guadalupe”. Lógicamente, el sacerdote, que es español dice, “¿y cómo es esto?”. Dios no deja nada al azar. Lo de Dios no es suerte ni azar, sino que todo va enmarcado a ese plan divino de salvación que Él siempre nos está indicando. ¿Y qué mejor que la Virgen? La Virgen sabía que aquí se veneraba una Virgen de Guadalupe que físicamente se sabe que no tiene nada que ver con la Virgen de Guadalupe de México, porque la de aquí es negra, la de México es morena… Entonces es algo que llama te llama a la reflexión. La Virgen tocó donde tenía que tocar. Son esas cosas que a uno le hace reflexionar y que lo llevan a esa gracia, que es lo que quiere el Señor, que tengamos esa gracia de reconocerle y de adorarle a través de sus enviados.

¿En qué va a consistir la celebración de este 15 de diciembre?

La idea es, primeramente, como tiene que ser todo lo de Dios, una Eucaristía Solemne porque evidentemente estamos en tiempo de Adviento. Si bien es cierto que la Virgen de Guadalupe se celebra el 12 de este mes, vamos a hacerlo aquí en Granada en domingo. Si bien sabemos que los tiempos litúrgicos tienen sus graduaciones y sus exclusiones, sabemos que estamos en Adviento y que es el tercer domingo de Adviento y el segundo grado de las exclusiones, y que la Virgen viene después. Vamos a celebrar el tercer domingo de Adviento pero vamos a tener ese recordatorio de la Virgen de Guadalupe en donde todos los americanos de fe y de buena fe, vamos a tratar de hacer presencia en el templo, algunos ya invitados como tal para formar parte con sus trajes típicos, la presencia de los niños. Ir con mucha solemnidad pero a la vez con mucho fervor y mucha alegría porque, seamos sinceros, también en el Adviento, sin la presencia de María, no sería Adviento, pues es su sí el que trae la presencia del Salvador como tal.

Estamos preparándolo con mucha alegría, con mucho fervor, con mucho optimismo. Con esas ganas de alabar al Señor y de prepararnos para su venida. No la venida que tuvo hace dos mil años, pero sí esa venida que debe renovarse en nuestros corazones para que nos sirva durante el próximo año a seguir en la fe y en el camino de salvación que Él nos traza.

¿Qué respuesta han tenido las distintas asociaciones con las que se ha ido contactando de latinoamericanos?

La respuesta ha sido muy positiva de parte de todas las asociaciones, tanto mexicanas, como bolivianas, peruanas, colombianas, venezolanas. Toditas han sido muy receptivas y están dispuestos a hacer acto de presencia en la Catedral. Y es lo que queremos, que haya esa presencia, no solamente de las asociaciones de los que estamos radicados aquí, porque sí, queremos reunirnos y queremos tener ese momento de comunión con Jesús en la Eucaristía, sino también el que podamos reconocernos y tratarnos en ese momento y que de una vez se tejan también esos lazos tanto con los granadinos como con todos los latinoamericanos que hacemos vida aquí y que podamos tendernos esa mano de hermanos.
Bueno, es tan así, que si tú te pones a ver hay varias apariciones dentro de lo que se llama la presencia de la Virgen. Porque la Virgen es una sola solo que va tomando un nombre en cada una de las apariciones. En Venezuela está la aparición de la Virgen de Coromoto y es también una aparición a un indígena como tal. Tú te pones a ver esas similitudes y eso que la Virgen ha tomado para ir llevando esas cápsulas de fe e ir dirigiendo a todo ese pueblo disperso de Dios, y que ha ido centrando y aglutinando en torno a la Iglesia de su Hijo Jesucristo. Yo pienso que eso es, en definitiva, lo que ha querido hacer la Virgen: mostrarnos a su Hijo y mostrarnos ese camino de salvación.

¿Cuáles son las diferencias quizás más llamativas entre una celebración en Latinoamérica y una aquí en España?

Las diferencias entre la celebración litúrgica en América y la celebración litúrgica en la Catedral de Granada quizás se lleve la solemnidad como es característica acá, en Granada. No es que nosotros no seamos solemnes sino que tenemos esa chispa latinoamericana, que muchas veces incluso hasta nos desborda o nos deja un poco más allá del límite de lo que debe ser el formalismo. Pero no sin antes tener ese respeto y esa devoción por todo lo que es de Dios y lo que representan sus enviados. Pero mira, va a ser el mismo ritual de Adviento como digo, lo único es esa presencia latinoamericana, esa alegría… Los cantos que si bien van a ser de Adviento, porque no podemos cambiar la liturgia, cantaremos ese himno de la Guadalupana o la canción de la Morenita, en donde podemos estar en contacto con esa idiosincrasia, ese sentir latinoamericano y mexicano para la adoración de la Virgen. Sabemos que la Virgen de Guadalupe para el pueblo mexicano es algo muy significativo y ha sido también musa para la creación de muchas canciones y eso también es muy importante.

Ignacio Álvarez
Secretariado de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

Medios

{YouTube}https://www.youtube.com/watch?v=JpwIKtuvU98{/YouTube}
volver arriba
Logo VA TV web  Odisur     Casa de Espiritualidad Sierra NevadaLogo Lumen Gentium IIViajes San Cecilio.   Editorial Nuevo Inicio      Centro Cultural Nuevo Inicio         Logo IFESicsco