Menu

En imágenes, los mejores momentos vividos en la acogida de los restos del beato Andrés Molina en Ogíjares

Familiares del beato Andrés Molina Muñoz junto a sus restos Familiares del beato Andrés Molina Muñoz junto a sus restos

Galería de fotos con los mejores momentos vividos, en el marco de la celebración de la jornada de Formación Permanente del clero diocesano y de la Solemnidad de los Mártires del siglo XX, por la feligresía de Ogíjares y la curia diocesana, que acompañados por nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez, se volcaron ayer con alegría y devoción en la acogida de los restos del mártir ogijareño Andrés Molina Muñoz, recientemente beatificado en Almería.

Los restos del beato Andrés Molina Muñoz llegaron en la jornada de ayer a la parroquia de Ntra. Sra. de la Cabeza en Ogíjares, ante la presencia de cientos de familiares y amigos del beato, que acompañados por nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez, y el clero diocesano, acogieron emocionados las reliquias del mártir ogijareño que desde ahora reposarán en un altar lateral del templo para devoción y veneración de la comunidad parroquial.

La llegada de los restos del mártir granadino se produjo en el marco de la celebración de la jornada de Formación Permanente del clero, que en esta ocasión, estuvo de puertas abiertas a recibir a numeroso fieles que se desplazaron al templo desde el comienzo de la mañana para compartir esta jornada de emoción y alegría por la santidad reconocida de Andrés Molina.

Después de la entrada en el templo, el acto comenzó con el saludo inicial de Mons. Javier Martínez que dio paso a la ponencia de D. José Carlos Isla, titulada: “Si amas la vida y temes la muerte, este mismo temor es un constante invierno”. Antes de la Eucaristía en conmemoración de la llegada de los restos a nuestra diócesis, D. Manuel Reyes, delegado episcopal para la beatificación de los mártires de Almería, expuso una semblanza del beato haciendo un recorrido por su vida y testimonio sacerdotal en la que también procedió a la lectura de la carta de despedida que el propio beato escribió a sus familiares antes de morir.

La vida de Andrés Molina dejó huella en muchos ogijareños y en especial en sus familiares, los cuales fueron invitados a dar un breve testimonio para complementar la semblanza de su persona compartiendo su vivencia con el mártir en vida. Así lo hizo, D. Amador Molina, sobrino del beato y también sacerdote diocesano, que describió a su tío como un “gigante de la fe” y cuya vida sirvió de inspiración de su propia vocación sacerdotal.

Posteriormente a la Eucaristía, presidida por Mons. Javier Martínez, la jornada se clausuró con la veneración fervorosa de las reliquias del beato por parte del clero presente y de numerosos familiares y amigos emocionados que vieron como sus restos eran colocados en un altar lateral de la parroquia donde desde ahora reposarán, una vez bendecidos en una oración conjunta por el Arzobispo, para ser venerados por toda la iglesia diocesana.

Ver galería de fotos

María José Aguilar

volver arriba
Odisur Centro Cultural Nuevo Inicio Editorial Nuevo Inicio Viajes San Cecilio Logo Lumen Gentium II  Logo IFES    icsco   Casa de Espiritualidad Sierra Nevada