Lo último de @pontifex_es:

La Eucaristía, Jesús Pan de vida, es el corazón palpitante de la Iglesia y regenera en nosotros el dinamismo del amor.

Menu

El Sacramento que confirma el Amor que sostiene la vida

Mons. Martínez administrando el Sacramento de la Confirmación el martes día 15. Mons. Martínez administrando el Sacramento de la Confirmación el martes día 15.

La semana anterior a la celebración de la Solemnidad de Pentecostés, la S.I Catedral de Granada acoge un año más el Sacramento de la Confirmación procedentes de distintos grupos de parroquias y colegios de Granada, acompañados por sus catequistas, familiares y amigos.

Presidida por nuestro arzobispo D. Javier Martínez, el martes día 15, cerca de 80 jóvenes, alumnos de los colegios Virgen de Gracia y Mulhacén, y de jóvenes de la parroquia de Santa María Magdalena fueron confirmados en la fe.

Es el Sacramento con el que se completa la iniciación cristiana, que se inició en el bautismo cuando nuestros padres dieron el testimonio de la fe en Cristo por nosotros. “Hoy, vosotros, libremente, dais el paso para confirmar que ese don que el Señor me hizo de su vida divina, por la cual soy hijo de Dios, se confirme en mi vida; quiero que ese Amor me sostenga en la vida”, explicó nuestro arzobispo sobre el paso que los jóvenes confirmandos se disponían a dar. “Porque necesitamos el Amor de Dios para vivir y para que nuestra humanidad florezca, verdaderamente y plenamente”, subrayó.

Al mismo tiempo, nuestro Arzobispo subrayaba que el Sacramento de la Confirmación, que “es un momento de historia preciosa del Señor con nosotros”, no consiste en hacer cosas por Dios, porque Dios no tiene necesidad de nosotros, pero nosotros “sí tenemos necesidad absoluta de Dios, y Él quiere acompañarnos para que sepamos que nuestra sangre vale infinito porque la vida vale la sangre del Hijo de Dios”. El cristianismo no consiste, por tanto, en cumplir reglas o una lista de cosas que hay que hacer, ya que eso nos convertiría en el centro de nosotros mismos, sino que “el cristianismo es un regalo que Dios nos hace a nosotros”; un regalo que se traduce en “un don permanente que en la Iglesia el Señor nos hace y que tiene sus momentos fuertes en los sacramentos”, como la Eucaristía que es el regalo de Dios de su Alianza con nosotros, “de su don esponsal”.

Mons. Martínez, quien recordó a los confirmandos que valoren el gesto pequeño de la imposición de manos y unción en el Sacramento, les explicó que “en la Confirmación sois nuevamente consagrados por el Señor. El Señor está con vosotros, pero el Señor no viene a vosotros para conseguir algo de vosotros”.

NECESITADOS DEL AMOR
De la necesidad de un amor verdadero también habló Mons. Martínez, quien recordó las palabras de san Juan Pablo II, que afirmaba que “el hombre no puede vivir sin amor”, y si le falta el amor –explicaba nuestro arzobispo-, la vida se vuelve nebulosa, confusa, un lugar donde el ser humano se pierde y se desconcierta. “Por eso, tenemos necesidad de Jesucristo, y acercarnos a Él con nuestras miserias y pecados, y dejarnos coger por el Amor a Jesucristo”, para que se realice nuestra vocación humana, no sobrenatural como si fuera algo distinto a nosotros –señaló D. Javier-, porque estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, y es para que nuestra vida fructifique. “Eso es ser cristianos”, concluyó.

En la Santa Misa del Sacramento, además de rezar entre otras intenciones por los confirmandos, la Iglesia y las familias, se oró también por la paz en Siria, República Centroafricana y Congo, así como por “la unidad de España, de las instituciones, políticos y familias, para que seamos factores de unidad”.

INVITACIÓN A LOS JÓVENES
Antes de la bendición final, nuestro arzobispo también dirigió una invitación a los jóvenes confirmandos y jóvenes presentes para sumarse a la nueva hermandad de gloria, cuya imagen titular será la Virgen de la Antigua que se encuentran en una capilla lateral de la Catedral. Una hermandad cuyo Decreto firmará D. Javier Martínez el próximo 21 de mayo, coincidiendo con la celebración por primera vez en la Iglesia de la conmemoración de María, Madre de la Iglesia. En esta hermandad de gloria, dirigida a jóvenes y adolescentes, pueden participar personas de hasta 35 años y no es incompatible con la pertenencia a otra hermandad o cofradía. La nueva hermandad nace en el marco del próximo Sínodo de los jóvenes que en octubre se celebra en Roma.

El Sacramento de la Confirmación en la S.I Catedral continúa el miércoles día 16, con adolescentes del Colegio Monaita, y el viernes día 18, con confirmandos procedentes de las parroquias de Santa Fe, Inmaculada Niña, Cájar, San José de Calasanz, San Rafael y San Cecilio.

Paqui Pallarés

volver arriba