Menu

Beato Fray Dalmacio Moner

Hoy, 24 de septiembre, es el santo de todos los Dalmacios. Lo es por un beato presbítero de la Orden de Predicadores, Dalmacio Moner. Nacido en Santa Coloma a finales del siglo XIII, es conocido por su unión con Dios dentro de su amor a la soledad y al silencio. Dé el se solía decir que era “el fraile que habla con el ángel”.

Nació en una familia acomodada, que le mandó a la ciudad de Gerona ya desde pequeño para recibir estudios. Unos estudios que acabó continuando en Montpellier, que por entonces se hallaba bajo el dominio de la corona de Aragón. Allí conoció a la Orden de los Predicadores.

Tomó el hábito dominicano en el convento de los frailes predicadores de Gerona en 1314, a los veintitrés años de edad. Por su buena disposición de estudiante, desempeñó los oficios de profesor, maestro de novicios y predicador.

Fue destinado en varias ocasiones a conventos de nueva fundación, a fin de que sirviera de modelo a los más jóvenes en el cumplimiento cabal de sus deberes como dominicos.
Su fama de santidad atraía a todo género de personajes como el obispo de Gerona y el hijo del rey Jaime II. A él estas visitas le producían indiferencia y aflicción, quizás porque venían más por curiosidad que por una disposición auténtica de corazón.

Fray Dalmacio fue también muy riguroso en la mortificación, absteniéndose de toda bebida durante más de dos semanas. Se alimentaba de legumbres y pan de cebada. A veces pasaba la noche en oración. De esta manera fray Dalmacio se esforzaba cada día en conseguir, una unión más perfecta con Dios.

En un momento dado, obtubo permiso del maestro general de la Orden para vivir en soledad. A este fin, dentro de la cerca del convento se hizo una cueva rodeada de peñascos. En este lugar pasó los cuatro últimos años de su existencia, saliendo de allí solamente para celebrar la Santa Misa y asistir a algunos actos de comunidad.

Acercándose ya el fin de su carrera mortal, fue víctima de una grave disentería, que le duró mes y medio, causándole finalmente la muerte el 24 de septiembre de 1341.

Los numerosos milagros que se obraron por su intercesión, después de su fallecimiento, vinieron a confirmar la opinión que se tenía sobre sus extraordinarias virtudes. Sus reliquias se veneran en la iglesia conventual de Gerona. Su culto fue confirmado por Inocencio XIII el 13 de agosto de 1721.

volver arriba
Logo VA TV web  Odisur     Casa de Espiritualidad Sierra NevadaLogo Lumen Gentium IIViajes San Cecilio.   Editorial Nuevo Inicio      Centro Cultural Nuevo Inicio         Logo IFESicsco