Menu

Bajo tu manto, Virgen de las Angustias

Queridísima Iglesia del Señor, Esposa amada de Jesucristo, nacida de su costado abierto el día de Viernes Santo, Pueblo santo de Dios;
muy queridos sacerdotes concelebrantes;
Hermano Mayor, Junta de gobierno, Comisario, Mayordomo de la Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias de Granada;
muy queridos Hermanos Mayores, Juntas de gobierno de tantas Hermandades de las Angustias, que habéis venido de distintas partes de la geografía española, para celebrar juntos este VII Congreso de Hermandades de la Virgen de las Angustias;
Hermanos y Juntas de gobierno de las Hermandades, o de las parroquias donde están situadas la Imagen de la Virgen de las Angustias, de Motril, de Pinos Puente, de Nigüelas, de la parroquia de San Andrés de Granada;
y muy queridos hermanos y amigos todos:

Nos ha concedido el Señor poder celebrar, esta preciosa mañana, la Eucaristía con la compañía de la Patrona, Reina y Madre de Granada, Nuestra Señora de las Angustias, tan querida por todos.

Le damos gracias al Señor por ello. Le damos gracias por todas las ocasiones en que hemos podido experimentar la belleza de estar juntos, la dulzura –como dice el Salmo- y la delicia de convivir los hermanos unidos. Cuánto gozo. Siempre, siempre, siempre, en torno a la Imagen de Nuestra Madre, a la Imagen de Jesús, crece una especial conciencia de que somos una familia, de que somos un pueblo. Un pueblo hecho de todos los pueblos. Un pueblo reunido por nuestro Padre Dios mediante la entrega y el amor de su Hijo Jesucristo, y precedidos siempre, en esa entrega y como ejemplo y espejo en el que podemos ver nuestra propia vocación -la vocación de la Iglesia-, la figura de la Madre de Jesús, que el día de Viernes Santo, y antes de morir, Él nos entregó a la Iglesia y a cada uno de nosotros como Madre del Cielo, para que nos acompañe en el camino de la vida y para que nos proteja. Nos proteja bajo su manto, como tantas veces se representaba en la Edad Media el pueblo cristiano bajo el manto de la Virgen y para que su llanto intercede por nosotros, pecadores, ante Cristo y ante nuestro Padre del Cielo. (…)

+ Javier Martínez
Arzobispo de Granada

5 de noviembre de 2017, S.I Catedral
Santa Misa del VII Congreso Nacional de Hermandades y Cofradías de Virgen de las Angustias

Escuchar homilía completa

volver arriba