Menu

Antonio Caba Pozo, mártir de Lanjarón

Nació el 1 de diciembre de 1914 en Lanjarón.

Hizo sus estudios en el Seminario de San Cecilio donde entró en 1927. En los cursos 1934-35 y 1935-36 hizo los dos primeros años de teología y compaginó los estudios con el servicio militar. Era un seminarista especialmente dotado intelectual y espiritualmente. Conservamos muestras de su espíritu en diversas cartas a su hermana: ¡Si vieras qué dicha es servir a Jesús, amar a Jesús! Este es mi camino; y cada día estoy más contento con mi vocación. A mí nada me ilusiona: ni riquezas, ni carreras, ni dignidades, sólo Jesús es mi tesoro y la salvación de las almas mi vida… También escribía a sus comadres: Pretendo con esta cartita felicitar a mi comadre Dolores, deseándole cuantos bienes de gracia pueda poseer un alma en esta vida, y nada más. ¡Para qué han de estimarse salud, riquezas y honores, poseyendo a Cristo y estando en su gracia…! Que los demás bienes se nos darán por añadidura, ¡bendito sea Dios! Y si no se nos dan, ¡también sea bendito!

El Siervo de Dios llevaba una intensa vida apostólica con los jóvenes de Lanjarón, también desde el Seminario por medio de cartas. En una ocasión al terminar un acto de despedida de curso, sube al escenario y con entusiasmo se dirige al público: Estos queridos jóvenes nuestros, dentro de poco tiempo dejarán el pueblo y se marcharán lejos; en la soledad de la garita, cuando estén de guardia, sacarán el retrato de su novia y de su madre que guardan con amor en sus carteras. Hacedlo, sí, y amadlas mucho, pero llevad también y besad la medalla de la Virgen, que es la mejor de las madres y que Ella os acompañe y proteja. 

Tuvo el acompañamiento espiritual del Padre Payán, jesuita con fama de santidad, que era el director espiritual del Seminario. El Siervo de Dios, decidido a una mayor entrega en el seguimiento de Cristo, quiso ser jesuita. A punto de marchar al noviciado de la Compañía de Jesús que estaba en Bélgica, ya en la estación de ferrocarril cedió a los ruegos insistentes de su padre de que terminara sus estudios, recibiera el presbiterado, diera a su familia la alegría de su primera misa y, después, dispusiera de su vida y ministerio donde él quisiera. Al fin, cede, pierde el billete y vuelve a casa. Fue una noche sin dormir, rezando y llorando. Dios llevaría su ansia de perfección por otro camino: el del martirio.

En el verano de 1936 pasaba en Lanjarón las vacaciones y estaban pasando unos días con él dos compañeros que después serían sacerdotes del presbiterio granadino: Juan Camacho e Ignacio Sánchez Ontiveros. El día 19 de julio fue detenido y llevado a la cárcel con otras personas entre ellas el Párroco, Antonio Barea. Allí sufrió toda clase de amenazas. El Siervo de Dios se dirigía a los carceleros: ¿Es que no recordáis lo que Sor Joaquina nos enseñaba cuando estábamos en el colegio? Yo sí lo recuerdo y quisiera que vosotros también lo tuvierais presente. Lo que yo os aseguro es que si nos matáis, nos abriréis a nosotros de par en par las puertas del cielo, mientras os las cerráis a vosotros mismos.

A primera hora de la mañana del día 21, se sintieron disparos que indicaban cómo llegaban fuerzas por el oeste desde Granada. A toda prisa fueron sacados los presos camino de Órgiva. Antonio rezaba el rosario: ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte… Reina de los mártires, ruega por nosotros. Pero en el camino, todavía a la vista del pueblo, la mayoría de los presos aprovechó el desorden y se fugaron dejándose caer hacia el barranco. No lo hizo el Siervo de Dios ni el médico. Antonio se dirige a los guardianes: matadme cuando queráis que yo muero por Jesucristo. Una descarga de perdigones le destroza su rostro y su cabeza toda y cae al suelo inconsciente y bañado en su sangre. Pero no muere. Muy mal herido, es recogido y rápidamente trasladado a Granada. En el hospital de San Juan de Dios diagnosticaron lo irreversible de su situación, le hicieron una cura de urgencia y lo volvieron a Lanjarón para que muriera en su tierra. Se le administra la Unción de Enfermos y sobre la una muere a esta vida y nace para la eterna. Sus restos reposan en el cementerio de Lanjarón.

 

volver arriba
Logo VA TV web  Odisur     Casa de Espiritualidad Sierra NevadaLogo Lumen Gentium IIViajes San Cecilio.   Editorial Nuevo Inicio      Centro Cultural Nuevo Inicio         Logo IFESicsco