Menu

Acercamos en vídeo el contenido de la Carta del Papa Francisco a los presbíteros

Con extractos, en el recorrido que hace el Santo Padre, y explicaciones del Vicario Episcopal para el Clero de Granada, D. Blas Gordo, la Carta puede verse en www.vatelevision.com y en www.archidiocesisgranada.es

El 4 de agosto de este año, fiesta de San Juan María Vianney, conocido como Cura de Ars, patrón universal del clero diocesano, el Papa Francisco, a través de una Carta dirigida a los presbíteros, quería expresar su cercanía a quienes han sufrido los ataques por el mal testimonio de algunas personas en el ejercicio de su ministerio en el caso de los abusos en el seno de la Iglesia. Lo hizo con ocasión del 160 aniversario de la muerte del Cura de Ars.

Con extractos de la Carta de Francisco y con el Vicario Episcopal para el Clero en Granada, D. Blas Gordo, conocemos algunos extractos del texto, que pueden leer íntegra en la web www.vatican.va y pinchando en este enlace.

El Papa en su Carta “trata de dar ánimo a los sacerdotes que, en medio de un clima a causa del tema de los abusos, muchos sacerdotes se han sentido señalados o culpabilizados, hasta el punto que muchos viven con mucha incomodidad un modo de estar en sus parroquias y en su ministerio que gente desacredita a causa del mal testimonio que hayan podido recibir de otro. Y el Papa ha tratado en esa Carta de sostener como padre de la fe, primero ayudaros a asumir el dolor; y hay mucha gente que está sufriendo desde las víctimas y que la Iglesia quiere estar cercana a ellas”, explicó D. Blas Gordo.

Francisco ofrece palabras en un recorrido que va desde el dolor, la gratitud, el ánimo y la alabanza.

Ver vídeo sobre la Carta de Francisco a los presbíteros en el 160 aniversario de la muerte del Cura de Ars.

Paqui Pallarés
Directora de Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

 

 

Medios

volver arriba
Logo VA TV web  Odisur Centro Cultural Nuevo Inicio Editorial Nuevo Inicio Viajes San Cecilio Logo Lumen Gentium II  Logo IFES    icsco   Casa de Espiritualidad Sierra Nevada